jueves, 30 de octubre de 2008

Decidir

Siempre se ha dicho en esta vida que de los errores se aprende. Y ahora, seamos sinceros. ¿Alguien ha aprendido algo de equivocarse? No me refiero a estupidas decisiones banales, sino a cosas realmente importantes.

En ese estado de duda, en el que las posibles opciones se presentan delante tuya como un colorido abanico de posibilidades. Cuando por fin te decantas por un color, decides que otro te atrae más en ese momento. Cuando haces lo contrario, descubres otro nuevo y maravilloso. Siempre se producen cambios, modificaciones ambientales y de carácter que condicionan nuestro color, nuestra decisión.

Y siempre queda el miedo a equivocarte. Ese miedo que decide tu vida, que no sólo te incumbe a tí, sino que involucra a las personas de tu alrededor. Es un pánico que te mantiene intranquila, que te quita el hambre y el sueño, que te hace plantearte lo que quieres, lo que has tenido y lo que necesitas.

El miedo a equivocarte, a tomar la decisión incorrecta, a pensar que en el futuro tal vez te arrepientas, a plantearte tu vida desde el temido "y si..."... ¿por qué es tan difícil librarnos de él...?

Sólo en el momento en que se te plantean estas decisiones comienzas a ver el verdadero entramado de la vida. Todas aquellas cosas que antes no tenían importancia la recobran de repente. Recuerdas mínimos detalles de existencia, grandes momentos inolvidables, insignificantes notas de color... Un gran universo que se abre ante nosotros, de ideas infinitas, de telarañas en las que se cuelgan nuestros recuerdos y nuestros deseos.

Tal vez puedas esmerarte en buscar una salida a toda esa oscuridad. Tal vez incluso puedas evadirte de todo ello, aislándote en una burbuja en la que el tiempo pasa más lento que para los demás, en la que los recuerdos y las decisiones no duelen, porque no tienen sentido. Yo no puedo hacerlo, y aquí sigo, con mi pánico a equivocarme, con mi incapacidad de decidir.


Una vez dije que si la vida no fuera tan complicada, sería muy aburrida... qué frase tan estúpida...


aNa

1 comentario:

Markitos dijo...

Me he convertido en tu primer seguidor bloguero jejejej....

De vez en cuando te colgaré comentarios.

Muy buen texto por cierto

Chao

Kambei